Protocolos de Mantenimiento

El mantenimiento preventivo en los edificios es uno de los elementos más importante del conjunto de responsabilidades de cada una de las administraciones. Este mantenimiento garantiza el buen funcionamiento de toda la infraestructura, el buen uso de los recursos económicos, la preservación del inmueble y, sobre todo, la excelencia en la calidad de vida de los titulares y residentes de los edificios.

Es por ello, que es esencial establecer políticas y protocolos que prevean la totalidad de los esfuerzos necesarios para el sostenimiento de estas estructuras, evitando la pérdida de dinero y prolongando la vida útil de todos los componentes del inmueble.